ESCUELA DE TRABAJO SOCIAL

Facebook white Instragram white Youtube white Linkedin white

home

Declaración ETSUC Día Internacional de la Mujer

La Escuela de Trabajo Social de la Pontificia Universidad Católica de Chile defiende y promueve los derechos de las mujeres de Chile y el mundo, porque las mujeres representamos el grupo más empobrecido en el mundo, recibimos menos salarios comparado con nuestros pares hombres, porque sufrimos la violencia, incluida violación, violencia doméstica causando discapacidades y muerte. Porque en lo cotidiano enfrentamos múltiples vulneraciones, sutiles y groseras.

También defendemos los derechos igualitarios de las mujeres, porque el mundo necesita de nosotras, de nuestra interpretación del mundo, de nuestra fortaleza y garra para promover la dignidad de todos y todas, de nuestra plena participación en las estructuras de poder y la toma de decisiones, porque las mujeres le hacemos muy bien al mundo, especialmente cuando vivimos en condiciones de acceso al desarrollo humano.

Lamentablemente, las mujeres en situación de precariedad social se ven limitadas profundamente para la realización del tipo de vida que desean vivir. Ellas viven con angustia la conciliación Trabajo-Familia, especialmente porque sus trabajos no suelen reflejar elecciones laborales, sino más bien obligaciones para complementar el ingreso del hogar. Así los esfuerzos de política por favorecer el ingreso de las mujeres al mundo laboral se subsumen es estrategias que más bien precarizan sus vidas.

Por otro lado, sus historias biográficas están atravesadas por su condición de género, vividas con consciencia desde su infancia, de cómo aprendieron a ser mujeres y luego como fueron mujeres en las relaciones que establecieron en la adultez. Las dimensiones que cruzan su ser mujer están concentradas en ser hijas de mujeres que vivieron en condiciones similares o peores , en ser pareja, en ser madres y en ser mujeres que luchan por sobrevivir, cada etapa atravesada por abandonos, duelos irresueltos, violencia transgeneracional y la experiencia del trabajo embrutecedor.

Estas tensiones se viven como problemas privados, individuales y quedan desprovistos del apoyo de la comunidad y el Estado. Estas son las mujeres que viven tiempos extremos y que reclaman nuestro cuidado solidario, y nuestra expresión pública de descontento.

Por ello, la Escuela de Trabajo Social de la Pontificia Universidad Católica de Chile aprovecha el día Internacional de la Mujer, para provocar a la sociedad con esta pequeña muestra de lo intolerable que es la injusticia en que viven muchas mujeres y del inexplicable despilfarro que la sociedad hace, dejando fuera nuestro talento y grandeza.

Carolina Muñoz Guzmán
Directora ETSUC

20180308 noticia1