ESCUELA DE TRABAJO SOCIAL

Facebook white Instragram white Youtube white Linkedin white

home

Académico de la Universidad de Barcelona visita por primera vez la UC

El Sociólogo y Decano de la Facultad de Sociología de la Universidad de Barcelona, Víctor Climent, está de visita en nuestra Escuela y en los próximos días expondrá en el Coloquio “Globalización, nuevas estructuras de clase y organizaciones sociales”.

Climent nos visita gracias a que nuestra Universidad es parte de la Red Incasi, la cual se encarga de consolidar las relaciones entre Europa y América Latina, fomentando el intercambio de académicos entre las diferentes universidades asociadas.

-Eres parte de la Red Incasi, ¿desde cuándo y qué te motivó a pertenecer a ella?

Yo estoy integrado hace dos años en la Red Incasi, y la motivación fue muy sencilla. El investigador principal de la universidad de Barcelona, me invitó, me explicó sobre lo que trataba el proyecto, me pareció bastante interesante, entonces me introduje. Básicamente me explicó que este primer periodo es de investigación, pero sobre todo de conocimiento e intercambio.

-¿Cómo llegaste a escoger la UC como destino?

Primero, porque yo no conocía Chile, entonces tenía mucho interés de venir. El año pasado estuve en Buenos Aires, y algunos compañeros que habían conocido Chile me dijeron “oye, por qué no te vas a Santiago, y así también de paso conoces” y me pareció bien. Luego, al saber que era la Universidad Católica, la primera universidad de este país, me interesé aún más.

-Vas a participar del Coloquio en algunos días más, ¿Sobre qué vas a exponer?

Hablaré del nuevo modelo de estructura de clases que viene determinado por la globalización, y las implicaciones sociales y económicas que ello tiene, básicamente esa es la idea. Explicaré un poco lo que ha ocurrido en los últimos 20-25 años, que hemos pasado de economías y estructuras sociales nacionales, a economías absolutamente globalizadas e internacionalizadas, lo que ha traído como consecuencia la irrupción de nuevos grupos sociales de características internacionales, entre otras cosas. Surgió una nueva burguesía internacional (que no es tal, pero por ponerle un nombre) y eso arrinconó las burguesías nacionales. Intentaré explicar ese proceso que se ha producido y algunas de las consecuencias sociales que ha generado.

-¿Qué esperas que se lleven las personas que asistan a la actividad?

Espero que los asistentes se lleven curiosidad, si es interés mejor, pero espero curiosidad por ver qué es lo que explicará este profe de Barcelona.

-Has escrito sobre la desigualdades sociales y problemas medioambientales, ¿cómo crees que se complementan estas áreas?

Mayor desigualdad social, ¿qué implica? menor capacidad de los individuos para respetar su medio natural. Sociedades más equilibradas, con las necesidades cubiertas, pueden afrontar con mucha más capacidad los retos ambientales. No obstante, hay otros elementos macro estructurales, como el capitalismo, que tiende a destruir todo lo que le rodea. Genera riqueza, eso es verdad, si tú tienes un estado fuerte y capaz de redistribuir parte de esa riqueza, tendrás una sociedad mucho más estable. Pero no nos engañemos, el capitalismo es un sistema autodestructivo, se alimenta de los recursos con los que se potencia, para seguir creciendo, y mientras el crecimiento sea el elemento final de la dinámica capitalista –que es un proceso de acumulación-, el medioambiente, más pronto o más tarde acabará sucumbiendo. Entonces es lógico, cuanta más pobreza, más deterioro del medioambiente y en una sociedad desigual, el colapso es más rápido.

¿Y qué podría plantearse como una solución?

El único mecanismo que será capaz de destruir la comunidad capitalista, será el medioambiente. ¿Por qué? Porque es un verdadero limite, uno que ni siquiera el sistema capitalista podría superar. Ya lo estamos viendo, hace un calor tremendo y no es normal, las evidencias son aplastantes, pero las soluciones son globales. Entonces, ¿qué hay que hacer? Pues dejar de quemar carbón, petróleo, combustibles fósiles, e ir a un modelo energético completamente diferente. Para mí la clave se basa en dos cosas, cambiar o modificar la cultura depredadora del capitalismo, y segundo, cambiar el modelo energético. Un cambio en el que lleva la delantera Asia, Japón, china y Europa occidental, porque han invertido muchísimo más en nuevas tecnologías energéticas. Pero no hay alternativa, esa es la clave.

-¿Piensas seguir investigando estos temas en el futuro?

He estado más de 20 años investigando todo esto, pero ahora me interesa mucho el mundo de la sociología política, los cambios políticos que se están registrando, los asensos de la extrema derecha en américa, etc. Y quiero enfocarme en eso.

 

20181128 noticia1