portada2.jpg

Académico de la Escuela de Trabajo Social UC crea producto sustentable con cámaras de bicicleta

Pinzón es una iniciativa sustentable creada por el académico de la Escuela de Trabajo Social UC, Humberto Camarena, quien transforma las cámaras de bicicleta desechadas en productos corporativos que reflejan el compromiso que debemos de tener con el medio ambiente. En la siguiente entrevista el profesor nos explica en profundidad acerca de su emprendimiento social. 



¿Por qué se llama Pinzón el proyecto?

A través de un estudio, investigadores de la Universidad Autónoma de México observaron que el pinzón se comportaba de una manera muy curiosa. El ave integra colillas de cigarro en sus nidos para repeler parásitos y de esta manera proteger a sus crías. Pinzón es una apuesta para apropiarnos de los desechos en nuestro entorno para aportar a la sustentabilidad de nuestro planeta.

Humberto Camarena¿Cómo surgió la idea del proyecto?

Una de las cosas que he querido instaurar en la Escuela ha sido el tema de sustentabilidad de manera transversal y una de las oportunidades que se presenta tiene que ver con los regalos corporativos que entregamos. Nosotros visualizamos quienes somos a través de nuestras acciones y por eso encuentro importante que lo que le entregamos a nuestros estudiantes e invitados refleje nuestro compromiso con la sustentabilidad social y ambiental.

Para lograr esto, postulé a un fondo de UC Sustentable para desarrollar un prototipo de una libreta sustentable. Con el apoyo de unas alumnas en práctica de diseño, fuimos trabajando con varios materiales incluyendo papel reciclado, bolsas de plástico y cámaras de bicicleta. Al trabajar un poco con las cámaras, nos dimos cuenta que se abren muchas posibilidades para desarrollar cosas más allá del proyecto inicial. Uno de los miles de conceptos que desarrollamos y que tuvo mayor éxito fue este prototipo de los tarjeteros.

¿Cómo se conecta esto con el trabajo social?

Como comunidad global es importante que nos comprometamos con la sustentabilidad social, económica y ambiental porque tenemos que reconocer que éstos son temas entrelazados y fundamentales que requieren nuestra acción y dedicación. Hoy en día es imposible pensar en una intervención social sin considerar el medio ambiente como un factor relevante e importante. Ésto viene siendo cada vez más cierto al entender el impacto del cambio climático. No es menor que las poblaciones vulnerables son las más impactadas por el calentamiento global y como trabajadores sociales tenemos que responder a esto.

¿Quiénes participan?

Para materializar el concepto que desarrollé, conté con el apoyo fundamental de Nury Morales, que cuando se sumó al proyecto era una diseñadora recién egresada del Magister en Diseño Avanzado UC.

¿Por qué decidiste crear Pinzón?

Dado la realidad del cambio climático y la contribución que las empresas tienen hacia esto, es vital que adoptemos prácticas sustentables. Una de las estratégicas que tenemos al alcance para lograr esto es la economía circular, donde le damos una segunda vida y un valor agregado a materiales que de otra manera sumarían a los desperdicios que botamos a la basura. Tenemos la obligación de utilizar nuestra creatividad para reducir nuestro impacto en el planeta.

¿Cómo se ayuda al medio ambiente con la iniciativa?

Las cámaras de bicicleta hoy día se botan a la basura cuando se pinchan. Esta iniciativa logra prevenir esto al darle una segunda vida. Además, se previene la fabricación de productos en base a materia virgen, lo cual reduce nuestro consumo de recursos naturales. Lo que además es importante y un desafío hacía el futuro es cómo hacerlo aún más circular y hacernos cargo del producto Pinzón cuando este mismo esté en desuso. Ahora estoy trabajando con otros emprendedores para poder abordarlo.

¿Qué ha sido lo más difícil de hacer esto?

Encontrar con proveedores que se animen a trabajar con material no tradicional. Al ser un material reutilizado, tiene sus dificultades porque no es perfecto. La cámara tiene una memoria, por ejemplo, que hace que se doble en forma de curva al trabajar con ella. También suele ser difícil estampar y confeccionar las fisuras, estas dificultades requieren de un trabajo meticuloso y artesanal.
Encontrar un buen colaborador para lograr un producto pulido es esencial, porque aparte de querer entregar un producto final de alta calidad, los consumidores muchas veces entremezclan erróneamente lo reutilizado con algo de baja calidad. Por lo tanto, es clave que el producto se destaque por lo atractivo, la característico y no el valor ambiental que tiene, que también es crítico. Por muy importante que sea la sustentabilidad, hoy en nuestra sociedad es simplemente un valor agregado y no un aspecto esencial por sobre el costo o visibilidad.

¿Dónde encuentras la materia prima?

La materia prima viene del Container UC, un espacio en el Campus San Joaquín que ofrece ayuda a los estudiantes para reparar sus bicicletas.

¿A qué mercado te gustaría dirigirte con los productos?

Por ser un proyecto en su inicio, hoy día nuestro mercado es la comunidad UC, pero dado la importancia de la sustentabilidad en las organizaciones, espero que esto sea un producto que cualquier empresa pueda adoptar.

Conoce más del proyecto aquí: