portada3.jpg

Contagio en centros penitenciarios: Entrevista a Claudia Reyes

Los casos de contagio de COVID-19 en los centros penitenciarios y la necesidad de aumentar los test preventivos, fue el tema central de la entrevista que dio la académica de la Escuela de Trabajo Social UC, Claudia Reyes, en Radio Cooperativa (entrevista completa aquí).

Una serie de incidentes se registraron al interior de la Cárcel de Puente Alto luego de que se realizara un proceso de sanitización, tras la confirmación de un interno con coronavirus. Los hechos habrían originado una revuelta tanto dentro como fuera de la cárcel. En este contexto, la académica de la Escuela de Trabajo Social UC, Claudia Reyes, habló acerca de los contagios de coronavirus en aquellos sectores de la población en que no es posible el distanciamiento social y las condiciones sanitarias penitenciarias.

ClaudiaReyesLa doctora en Ciencia Política (PhD), y magistrada en Justicia Criminal en Washington State University, expuso que hay alrededor de tres mil internos en el Centro Penitenciario de Puente Alto, con una rotación de 12 mil internos al año: “Esto, sumado a las condiciones de salubridad, a la saturación, capacidad limitada de hospital y gendarmería, significa que las probabilidades de contagio son altísimas. La situación de estrés y altos niveles de angustia que se vive en los centros de reclusión ya es alta, y ahora agregando las altas probabilidades de contagio, han incrementado”.

En cuanto al test para detectar el coronavirus para personas privadas de libertad, la académica indicó que “el examen es un derecho básico que el Estado debe proveer para todas las personas y así poder contener el contagio. Queremos creer en un sistema de justicia que responda”.

Claudia Reyes, cuyas líneas de investigación abordan adolescencia e infracción de ley, juicio profesional, justicia restaurativa juvenil y violencia política, cree que la mejor manera de prevenir sería realizando una evaluación y medidas previas al ingreso: “No puedes ingresar a una persona que tenga altas probabilidades de que se contagie”.

En cuanto al grupo de riesgo frente al COVID-19, la investigadora señaló que hay que indagar quiénes son las personas más vulnerables en cuanto a salud, “y, junto a las personas mayores, ver la posibilidad de recluirse en otras partes. Hay que tomar en cuenta que el espectro de personas mayores de 60 años es menor”, expresó la académica.